.::Autores::.

-Javishady
-El Jovit
.::TagBoard::.
   

<< July 2005 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31


If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed


Friday, July 22, 2005 o.o
CAPÍTULO 17

(Para escuchar este capítulo pincha aquí).


- Caja Madrid ¿eh?

- Si.

- Me pilla mu liao... ¿Cuánto podríamos sacar?

- Millones.

- Millones, ¿eh?

- Sí.

- ¿Y cuándo lo haríamos?

- Vamos a mi casa y lo hablamos.

- A tu casa ¿eh?

Siguieron a D'oh hasta su casa, y al llegar a la puerta de su piso vieron a un ladrón intentando abrir la puerta con una orquilla.

- ¿Pero qué coño haces?

- Es que me he dejado las llaves dentro.

- Pero a ver, subnormal de los cojones, ¡la casa es mía!

- ¡Mierda!

Una vez se fue el ladrón, entraron en la casa.

- Mirad chicos, el otro día mientras limpiaba el polvo encontré esto...

- ¡Coño! ¡La madre de Shad en bolas!

- ¡Ups! Quería decir esto...

- ¡Un plano de las instalaciones de Caja Madrid! Me parece perfecto, nos ayudará mucho... Seguro que te lo compraste con la colección en fascículos que regalaban con el periódico.

- Sí, y además nos podemos distribuir el trabajo según las características nuestras.

- ¿Cómo?

- Pues es muy fácil, Huh, tu te encargas de las cosas de informática, la base de datos es fácil de sabotear, además, te ayudare yo...

Huh se le quedo mirando contrariado. D'oh le vio y rectificó:

- Bueno, yo casi mejor que me encargo de robarlo, Shad que me ayude a entrar, mientras que Carlosman - dijo esto y miró a Carlosman -, tú tendrás que comer fabada, así podrás sobrevolar la zona y avisarnos de la presencia de la poli.

- Vale, me parece bien.

- Quedamos en la puerta del piso franco a las doce de la noche.

- ¿Qué piso franco? No tenemos ninguno...

- Mi casa servirá, nos pilla a 5 min del banco... - dijo Huh.

- ¿Y si quedamos en la mía? - dijo Shad.

- ¿Por?

- Porque vivo en el contenedor de basuras del banco.

- Vale.

- Nos vemos.

Cada uno siguió haciendo su vida normal, y a las doce de la noche se encontraban allí, vestidos de negro, excepto Carlosman, vestido completamente de naranja fosforescente... Se tuvo que cambiar claro...

Una vez Carlosman se hubo puesto ropa negra (de licra, pa seguir en su línea), Huh abrió su portátil y empezó a teclear.

Estuvo largos minutos dale que te pego a las teclecitas, y al final, llegó hasta donde estaba el sistema de control de alarmas. Ese sistema estaba protegido con una contraseña, que tendrían que averiguar.

- ¿A alguien se le ocurre algo? - dijo Huh mirando a sus compañeros -. Que cada uno diga algo, a ver si acertamos.

- Somosunosladroneshijoputas.

- Lamadredeshadestabuenisima.

- Hacemosbacanalesporlasnoches.

- ¡Bingo! Has acertando Carlosman, es Hacemosbacanalesporlasnoches.

Huh desactivó las alarmas y dijo:

- Bueno, he conseguido desactivarlas, pero solo tenemos 10 minutos, entonces volverán a estar activas.

- Joder macho, que putadón.

Carlosman se tiró un pedo, y despegó. Subió varios metros, desde allí vería bien si viniese la policía.

- Shad, D'oh, es hora de que entréis.

Treparon por la pared con unas cuerdas, y se colaron por los conductos de ventilación. Siguiendo los planos que tenía D'oh, llegaron a la caja fuerte. Llevaban puestos unos auriculares para que si la policía llegaba, Huh les pudiera avisar.

Shad, colocó unos cables con sus poleas, y ató a D'oh a su arnés.

- Buena suerte amigo.

Dicho esto, D'oh se dejó caer.

Se deslizó lentamente, mientras Shad iba soltando cable. D'oh sacó un saco, y empezó a meter los fajazos de billetes dentro.

Una vez hubo llenado el saco, le hizo una señal a Shad, quien le subió. D'oh dejó el saco al lado suyo, y volvió a bajar.

Llenó otros dos sacos, y cuando bajó por cuarta vez, Huh les dijo por el micrófono:

- ¡¡Cuidadín quietorl!!

Eso significaba que los diez minutos habían pasado, y que tenían que tener mucho cuidado, pues si algo tocaba el suelo, la alarma sonaría.

Shad estaba subiendo a D'oh, quien portaba otro saco lleno de pasta. Un goterón de sudor empezó a escurrirse por la cara de D'oh. Aquella gota le llegó hasta la punta de la nariz. D'oh tenía que hacer algo, pues si esa gota tocaba el suelo, estaban perdidos.

La gota empezó a caer, entonces D'oh puso su mano debajo de ella y evitó que cayera al suelo.

El problema, era que para coger la gota, D'oh había soltado el saco de dinero, que cayó con fuerza al suelo, haciendo que la alarma sonara estrepitosamente.

Shad subió rápidamente a D'oh hasta el conducto, y empezaron a gatear a través de él para encontrar una salida. Se oyó un grito procedente de un guardia de seguridad:

- ¡¡¡¡A COMISERIDA!!!!

Fuera del banco, Carlosman bajó a tierra para decirle a Huh que se acercaban decenas de coches patrulla. Huh se lo comunicó a Shad y a D'oh por el micrófono.

- Shad, tenemos que salir de aquí por donde hemos venido o estos hijoputas nos reventarán el fistro de abajo.

- Démonos prisa.

Gatearon lo más rápido que pudieron, hasta que por fin llegaron hasta donde estaban Huh y Carlosman.

- ¡Bien! ¡¡Lo hemos conseguido!!

Sus caras de felicidad cambiaron al ver que dos policías estaban tras de ellos.

Uno de ellos disparó hacia D'oh, pero en un movimiento fugaz, Carlosman interceptó la bala.

Inmediatamente el otro policía mató a su compañero.

- ¡¡Carlosman!! ¿Estás bien? - dijo D'oh lloroso.

- Pos claro que sí, soy un superhéroe, las balas me las paso yo por el forro, si no te iba a salvar tu puta madre, jajaja.

Se impresionaron al ver como el policía había matado al compañero.

- ¿Por qué le has matado?

- Veréis, estoy divorciado, mi mujer se quedó con la custodia de mis dos hijos, gano un sueldo de mierda y más de la mitad se lo tengo que dar a ella. Si me dais un millón de euros, les diré a todos mis compañeros que habéis escapado en un coche por la M-30.

Huh sacó unos fajos y se los entregó al madero.

- Gracias - se dijeron mutuamente.

Montaron en el Carlosmóvil de nuevo, y marcharon a la casa de D'oh para contar el dinero y hacer el reparto.

Tocaban a diez millones de euros cada uno.

Los gritos de felicidad y los saltos de euforia reinaban en el salón de aquella pobretona casa. Se abrazaron todos y se felicitaron entre sí.

- Bueno - dijo D'oh -, ahora vallámos todos juntos a disfrutar de la vida como nunca lo hemos hecho.

- No - contestó Carlosman -, yo no puedo acompañaros.

- ¿Y eso por qué?

- Tengo un sueño que ahora puedo cumplir con este dinero.

- ¿Y qué sueño es ese?

- Ser bailarín de Broodway.

- Bueno, cumple tu deseo.

- Espero volver a veros alguna vez… sois mis mejores amigos.

Entre lágrimas, se dieron otro fuerte abrazo y Carlosman emprendió el vuelo.

- Bien amigos… de nuevo somos tres.


Capítulo puesto a las 01:09 pm por

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home Next Entry