.::Autores::.

-Javishady
-El Jovit
.::TagBoard::.
   

<< July 2005 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31


If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed


Friday, July 22, 2005 o.o
CAPÍTULO 22

(Para escuchar este capítulo pincha aquí).


- Gracias Carlosman, ¿ahora qué vas a hacer?

- No lo se, estoy pensando en dejar de robar licorerías y robar algo grande. Por ejemplo, el otro día un panoli entró en el ayuntamiento con un consolador en la mano, amenazando de una posible penetración, y se llevó todo el dinero. Julián Muñón o algo así se llamaba...

- ¿Quieres decir que atraquemos el ayuntamiento de Marbella?

- No, sólo quiero que te des cuenta de que con muy poco se puede conseguir mucho.

- Bien, bien...

- Oíd chicos - dijo Rubidia -, he preparado una comida rica rica. ¿Quién quiere probarla? Bueno Carlosman, te veo luego...

- ¡La tengo en el bote!

- ¡Tío! No seas asqueroso...

Terminaron de comer, y estaban algo aburríos.

- Bueno, ¿nos vamos de putas?

- Venga, hace mucho que no mojo el pirulo.

- Yo con Rubidia lo he mojado, aunque tenía el chocho mas seco que un bacalao.

Iban en el coche de Rubidia directos a cualquier putiferio de aquel pueblo, y pararon delante de unas putas.

Después de tener relaciones sexuales con ellas, y debido a que Mojon Cabrón no había chinchado desde los seis años, el coche estaba repleto de eyaculaciones.

En el garage de la mansión:

- Joder chavales, estoy hay que limpiarlo ya - dijo Carlosman -, que como se entere Rubidia me mata.

- Bien, elaboremos un plan, porque esto esta echo una porquería...

- Vale, Rubidia viene de trabajar dentro de hora y media, hasta entonces tenemos tiempo.

Subieron a la cocina, donde se tomaron un café y conversaron largo y tendido.

- ¡Coño!

- ¿Dónde?

- No, joder, que llevamos veinte minutos y no hemos encontrado ninguna solución.

- Bien, tengo una idea, llamaré a un amigo, el Señor Mofeta - dijo Huh.

Cuarenta minutos después...

- Así que tu amigo era rapido, ¿eh?...

"Din-don"

- ¿Quién es?

- Soy el Señor Mofeta, vengo a solucionar problemas.

- Está bien, pase. Por cierto, ya se por qué le llaman mofeta...

- Bien, por lo visto Rubidia vuelve a casa dentro de cuarenta minutos, ¿no?

- No, dentro de treinta. ¡A ver si sumamos bien!

- Vale, perdón, fallo técnico... Ok, nos dará tiempo si hacemos lo que yo diga y al tiempo que yo lo diga...

- Por favor.

- ¿Cómo has dicho?

- No es por faltarle al respeto, pero no acepto ordenes.

- U obedeces mis ordenes o vacío mi recortada en tu culito de blanco.

- Vale...

- Así esta mejor, al final te daré una tostada rica rica. Muy bien chicos... necesito una compresa fría, unas toallas, unas natillas y un polo de vainilla...

Rato después, D'oh y Mojón Cabrón limpiaban el coche por dentro:

- ¡Joder! ¡Cómo has puesto esto! - replicó D'oh.

- Lo siento, se supone que me deberías de perdonar.

- Pero yo debería de estar limpiando los jodidos cristales, ¡y no esta MIERDA!

- ¡Eh! Te estas pasando...

- No, es que estoy recogiendo los trocitos de mierda esparcidos junto a tu semen.

- ¡Ah! Pos eso se avisa...

- ¡Poseso! ¡Me has llamado poseso!

- ¡No! Digo que pos eso...

- ¡Ah! Vale.

- ¡Vale! ¡Me has llamado vale!

- ¡No! Vale de que vale...

- ¡Ah! Bien...

- ¡Bien! ¡Me has llamado bien!

- Ya.

- Ok

Cuando terminaron, se reunieron todos en el jardín:

- Bueno, ya estamos - dijeron al unísono D'oh y Mojón empapados de semen.

- ¡Ahora a la ducha! Despelotaos - dijo el Señor Mofeta.

- ¿Del todo?

- ¡En pelota viva!

- Vale.

Después de haberse desnudado, el Señor Mofeta les enchufó bien con una manguera.

D'oh exclamó:

- ¡Mojón! ¡Que se la última vez que me tocas el culo!

- Yo no he sido...

Miraron atrás y vieron a Huh, quien al verse observado volvió la mirada y comenzó a silbar.

Se vistieron y entraron para descansar un poco. Entonces la abuela irrumpió en la sala muy enfadada pero, ¿por qué? ¿A caso se habían olvidado de limpiar algo?

El señor Mofeta se piró corriendo para que la abuela no le viera.

La abuela venía refunfuñando, y Huh la preguntó:

- Pero abuela, ¿qúe pasa? ¡Ni que nos hubiéramos corrido en tu coche!

- Pues que después del trabajo me he pasado por el super, y no había madalenas, ya me contarás tú a mi que cojones desayuno mañana.

- ¡Los mios! - dijo Carlosman.

La abuela le miró y los dos rieron.

- No te preocupes abuela - dijo Huh -, nosotros buscaremos un sitio donde con madalenas.

- Muchas gracias cariño.

D'oh, Huh, Shad, Mojón Cabrón y Carlosman iban apiñados en el coche, en dirección a alguna panadería que hubiera por ahí. Después de recorrerse más de cuarenta panaderías, vieron una en la que el panadero amasaba los bollos con la polla, pero como no quedaba otra, compraron allí las madalenas.

- Da igual hombre, a mi abuela le gustará este gustillo a polla.

Se montaron en el coche, y empezaron el viaje de regreso. Huh conducía y D'oh iba en el asiento del copiloto. D'oh le dijo a Huh:

- ¿Sabes como llaman a las madalenas en Francia?

- ¿Cómo?

- Magdalenal con queso.

- Jajaja, menudos gilipollas. Háblame más de esos bares de zumo de naranja.

- Verás, en Amsterdam, puedes entrar a una discoteca con un zumo de naranja, pero no hablo de un zumo en un vaso de papel, no. Hablo de una JARRA de zumo. A demás, allí en las cárceles está muy castigado que los policías porculicen a los presos.

- Uo, yo no voy allí macho. Vaya que no voy.

- Ya, ya sabía que no hirías.

- Y, ¿a que no sabes en qué mojan las torrijas en vez de en café?

- ¿En qué?

- En Red Bull.

- Oooh, joooder.

- Sí, les vi hacerlo macho, las bañan en esa mierda.

Siguieron durante horas hablando de las costumbres de otros países, hasta que por fin llegaron al castillo de Rubidia.

Vieron que estaba rodeado por un cordón policial, y había muchos coches patrulla alrededor. Un policía les dijo:

- Lo siento caballeros, no pueden pasar.


Capítulo puesto a las 01:13 pm por

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home Next Entry