.::Autores::.

-Javishady
-El Jovit
.::TagBoard::.
   

<< July 2005 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31


If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed


Friday, July 22, 2005 o.o
CAPÍTULO 25

(Para escuchar este capítulo pincha aquí).


- ¡¡¡JAJAJAJAJA!!! - rieron todos menos Shad, que confuso preguntó:

- ¿¡Qué pasa!?

- ¡Que no nos hemos traido la lupa!

- Joder, es que aquí hace frio!

- Sí, jaja, ya, bueno, ¿qué os parece si nos enjabonamos los unos al os otros? - propuso Huh.

- Encima de sonambulo, ¡maricón!

- Era una ocurrencia...

Media hora más tarde...

- Bueno, despues de descubrir de que Shad tiene la picha más pequeña que la fiabilidad de Windows, y que Huh es mas maricón que Jesús Mariñas, no pintamos nada aquí.

- Cierto, vámonos.

- ¡Pero nos olvidamos de Mojón Cabrón!

Volvieron corriendo al lago y descubrieron que Mojón se había montado en un tronco y viajaba río abajo.

- ¡Menuda puta mierda! - exclamó D'oh.

- ¡¡¡Te he oído so cabron!!! - gritó Mojón desde la lejanía.

- ¡¡No es a tí, cagao del demonio!!

- ¡¡¡Socorro!!! ¡Venid a salvarme!

Corrieron lago abajo, y se aproximaron a una cascada. Tenían mucho miedo y no sabían cómo afrontar la situación. Si le abandonaban, perderían a un muy buen moñigo... digo amigo. Bueno, moñigo también, qué coño.

- ¡Tenemos que salvarle! ¡Me tiraré al agua! ¡Me da igual que esté fría!

- ¡Eso Huh! Recupera tu honor de maricón.

En eso que vieron aparecer en la ladera, al inspector Tuputa Malder en albornoz y alpargatas diciendo:

- ¡Ya nos acordamos de por qué queríamos arrestar a Huh! ¡¡A por el chicos!!

- ¡No! ¡Esta salvando a Mojón! - gritó D'oh agonizante.

- ¡Le tengo chicos! - dijo Huh sacando a Mojón del agua.

Los agentes esposaron a Huh y se lo llevaron.

D'oh, Shad y Mojón Cabrón llegaron a la Cárcel de Fisoterapeutas Luna (donde estaba encerrado Huh), y vieron en la entrada a un niño vendiendo periódicos y gritando:

- ¡¡Extra, Extra!! ¡Esta cárcel se convierte en una orgía desenfrenada desde que llegó Huh!

- ¡Calla niño! - dijo Shad dándole una colleja.

El niño se puso a llorar.

- Bueno bueno, dame uno...- Shad abrió el periódico y dijo enfadado - ¡Será hijoputa el Huh! ¡Ha posado en la foto con un cartel que dice: Shad la tiene pequeña!

- Bueno, vamos a hablar con él, que el horario de visitas se acaba y yo tengo hora con el ginecólogo.

En la sala de visitas:

- Hola Huh, ¿cómo estas?

- ¡Jodido! Literalmente, aquí la gente es más gay que yo...

- Bueno, estoy pensando...

- ¿Qué?

- ¡Pues la manera de sacarte de aquí!

- ¡Ferpecto!

- ¿Cómo?

- Esto... ¡perfecto, perfecto!...

El horario de visitas se acabó, y nuestros amigos salieron y empezaron a pensar en algún plan.

Iban paseando por el parque, y decidieron sentarse en un banco.

- ¡¡AAAARRRGGGG!!

- ¿Qué te pasa Shad? - preguntó D'oh escandalizado.

- No se macho, me duele el culo.

- ¿No habrás estado jugando con Huh a sus jueguecitos?...

- No.

- Ok.

- A ver, bajate los pantalones, que yo entiendo mucho de culos - dijo Mojón.

Shad se bajó los pantacas y los gallumbos hasta las rodillas, y pudieron obsevar un grano naranja y palpitante del tamaño de una canica en su nalga derecha.

- Joder, me recuerda a mi tío - dijo D'oh.

- ¿Tu tío tiene forma de berruga? - le preguntó Mojón.

- No, pero suele ir pegado a algún culo siempre.

- Ah, curioso...

- ¿Curioso, Mojón?... ¿O fogoso?...

- No digas tonterías.

- ¿Tonterías Mojón?... ¿O bulerías?...

- ¿¿Bulerías??

- ¡Bulerías!

- ¡¡Bulería buleríaaa!!

Todos cantaron alegremente hasta que vieron que el grano de Shad comenzaba a crecer hasta alcanzar el tamaño de una manzana.

- ¡Joder! ¡Qué desagradable!

- Madre mía, ya veréis cómo me duele esto mañana - dijo Shad lloroso.

- Por Dios, hay que hacer algo, como esto siga así vas a tener que pedir dos entradas cada vez que vayas al cine.

- Muy gracioso, me parto el culo.

- Ya, ya veo ya.

El grano creció, obtuvo el tamaño de una piña, y se desprendió del culo de Shad.

- Joder, menos mal... ¡Auch! Cómo escuece.

Se pusieron a jugar al fútbol con el grano. Mojón chutó a portería y el grano lanzó un grito de dolor.

- ¡Ostias! ¿Qué ha sido eso?

Se acercaron al grano, y vieron que tenía ojos, boca y pies. A demás llevaba unas playeritas azules muy cucas.

- Ohhhhh... qué monada - dijo Shad con una gran sonrisa en la cara.

- Pero qué dices macho, ¡es repugnante!

- ¡Qué va! ¡Sí es muy rico! Será mi mascota. Le llamaré... ¡Moncho!

Se subió a Moncho a un hombro, y este le pegó un gran lametazo llenándole la cara de babas.

- Ehmm... Os recuerdo que Huh sigue en la cárcel machotes.


Capítulo puesto a las 01:19 pm por

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home Next Entry