.::Autores::.

-Javishady
-El Jovit
.::TagBoard::.
   

<< July 2005 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31


If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed


Friday, July 22, 2005 o.o
CAPÍTULO 34

(Para escuchar este capítulo pincha aquí).


Ring, Riiiiiing.

- Shad cógelo, que me estoy depilando las pelotas - dijo Mojón.

Shad cogió el teléfono y respondió con voz melódica:

- ¿Diga? Un momento... ¡Si tú no tienes cojones!

- Perdón ¿qué dice?

- No nada, es una mierda mía...

- Ponga tres cañas.

- ¿Cómo las quiere?

- Pues quiero tres cañas...

- ¿Las quiere de crema, de chocolate o quiere las cañas para pescar?

- ¡¡La caña Cruzcampo la caña Cruzcampoooooo!!

- Díiiiiigalo, dígalo dígalo dígalo. ¡¡Aquí la caña se pide así!! ¡¡Aquí la caña se pide así!! ¡¡La caña Cruzcampo!!

- ¡¡La caña Cruzcampo!!

- ¡¡La caña Cruzcampo!!

- ¡¡¡La caña Cruzcampoooooooooo!!!

Al rato llamaron otra vez. Lo coge Shad de nuevo:

- ¿Diga?

- Hola buenas, llamaba del hospital "No tengo vergüenzas, sí tengo paciencia".

- Muy bien.

- Le llamaba para comunicarle al señor Benson Señora que tiene tres días de vida, ya que padece una enfermedad terminal y que tiene un plan de pensiones y una herencia a quien dejar, aunque nos consta que la herencia recaería sobre su prometida, de no ser que su hermana de 123 años reclamase su parte...

- Vale, ¿dónde recogeríamos la herencia en el "remoto caso" de la muerte de Benson?

- ¿A mi que cojones me dice? Si yo soy un mandao...

- Vale, llamaré en otro momento caballero.

A continuación se dirigió hacia todos:

- ¡Chicos, chicos, tengo una cosa muy importante que contaros!

- Sí Shad, sí, como siempre...

- En serio, nunca me tomáis en serio, cualquier día os sorprenderé y me iré al lado oscuro...

- ¿Con Huh? - dijo Mojón.

- No me refiero a ese lado oscuro...

- Jooo... - dijo Huh apenado.

- Bueno al caso, me han dicho que tenemos que cobrar la herencia en un lugar de la Mancha... ¡Ah sí! ¡Toledo!

- Joder, mas cerca no podía ser, no...

Dicho esto, salieron D'oh, Huh y Mojón hacia la estación de autobuses para coger uno hacia Toledo.

Al día siguiente, regresaron a casa.

- ¡¡HIJO DE LA GRAN PUTA!! - le dijeron los tres a Shad.

- ¡Que no! ¡Que es broma! ¡Que no es en Toledo! ¡Si yo ni soy Shad ni na!

Aquel tipo se quitó la máscara de Shad y el traje naranja y saltó por la ventana rompiendo los cristales.

Entonces el verdadero Shad entró en el salón y dijo:

- Chicos, ¿dónde estábais? Tengo una noticia impactante que contaros.

- Te han llamao y te han dicho que tenemos que recoger la herencia.

- Joder, si es que no se puede contar na aquí.

- Tenemos que llamar al abogado de Benson para que nos gestione el dinero.

- Sí, pero lo más gracioso de todo es que - dijo Shad mientras acariciaba suavemente a Moncho, quien le devolvía el gesto de cariño con babosos lametazos en la cara -, los del hospital me han dicho que Benson tenía una enfermedad terminal y le quedaban tres días de vida, o sea que nuestros esfuerzos por matarle, bien podíamos habérlos ahorrado.

- Joder, me cago en la puta - dijeron dándose cabezazos contra la pared.

- ¡¡Virdi viral'e!!

- Claro Shad... claro.

D'oh entró en su habitación, y rebuscó en los bolsillos del pantalón de Benson, cuyo cuerpo ensangrentado seguía en la cama, empezando a pudrirse y con varios gusanos comiéndoselo.

D'oh encontró lo que buscaba: la cartera de Benson. La abrió y cogió la tarjeta de su abogado, un tal Trident White.

- ¿Sí?

- Buenas, ¿es usted el señor White?

- No, pero tú lo que eres es un mascachapas de mierda.

- ¡¡Yo me cago en tu oído!!

- ¡¡Te voy a quemar la casa!!

- ¿Ah sí? ¡Pues yo te voy a arrancar la vida pimpín, que eres un pimpín!

- Te vas a cagar hombre. Un momentito que te paso con comandancia - el tipo emitió un graznido y colgó.

D'oh marcó de nuevo:

- ¿Dígame?

- ¿Es usted Trident White?

- En efecto, soy el abogado White. ¿Qué desea? Soy especialista en casos de maltrato psicológico y físico.

- No, si en realidad yo llamaba por...

- A demás tengo precios muy variados: desde la tarifa vagabundo hasta la tarifa Tío Gilito.

- No no, en serio, si yo sólo quiero saber...

- Soy un abogado de mucho prestigio, he representado a gente desde Jesús Gil hasta el Dioni.

- No me entiende, no hace falta que se moleste, de verdad, yo sólo...

- A demás, a partir del duodécimo asesinato le represento gratis.

- ¡¡¡QUE YO SÓLO QUIERO QUEDAR CON USTED PARA HABLAR DE LA HERENCIA DE BENSON!!! ¡¡¡¡¡COJONES!!!!!

- Ah, en ese caso puede venir ahora mismo a mi despacho, la dirección es calle del Lanzarayos número 13.

- Ok, hasta ahora.

D'oh, Huh, Shad y Mojón llegaron al despacho de Trident a media tarde.

- Oye, ¿no deberían haber venido Carlosman y Rubidia?

- Que va, se encerraron en el armario hace un par de días, y desde entonces no han salido para nada en absoluto. Ahí están ellos, follando como conejos.

- En ese caso serían unos conejos muy cerdos.

- Sí.

Entraron en el despacho. El señor Trident White tenía un aspecto muy peculiar. Era una encía con dos enormes incisivos, brazos, y piernas.

- Vale, hablemos de pasta chato.


Capítulo puesto a las 01:26 pm por

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home Next Entry