.::Autores::.

-Javishady
-El Jovit
.::TagBoard::.
   

<< July 2005 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31


If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed


Friday, July 22, 2005 o.o
CAPÍTULO 35

(Para escuchar este capítulo pincha aquí).


- Bien, ha llegado a mis premolares la noticia de que ustedes son los herederos de Benson Señora.

- ¿Diga? - dijo Rubidia al creer que lo de señora iba por ella.

- ¿Oiga? - respondió la encía.

- ¿Diga? - volvió Rubidia.

- ¿Oiga?

- ¿Diga?

- ¿Oiga?

- ¿Diga?

- Decirle no, pero ofrecerle una caja de chicles puedo, son Tornado…

- Ok, gracias.

- Bueno, hagamos negocios. Como venía diciendo, son ustedes los herederos de Benson Señora.

- ¿Diga? - dijo Rubidia al creer que lo de señora iba por ella.

Entonces Trident, desesperado, se tiró por la ventana, murió y nuestros amigos cogieron el cheque y se dieron el piro.

- Caballeros, ahora tenemos un cheque en blanco firmado por Trident White.

- En blanco no, Shad ha puesto la cantidad… ¿Cuánto has puesto Shad?

- ¿Eh? Ah, sí, mirad chicos.

La ira empezaba a crecer en sus corazones cuando vieron lo que Shad había puesto…

- ¡¡¡Has puesto 4'50 €!!!

- ¡¡Hijo de puta!! Te odio, me cago en tus muertos, tienes menos dignidad que un barco de papel. ¡Cabronazo!

- Es lo que necesitaba para comprarme la SuperPop de este mes...

- ¡¡Yo le matoooooooooooo!!

Y efectivamente, este acto jovial de Shad le costó la vida. Murió agonizando y expulsando sangre. Bueno no, pa que nos vamos a engañar, Shad no murió, solo fueron unas palicillas, pero ya sabéis, amigos de la lectura, lo que me gusta exagerar.

- O sea, que tendremos que volver a buscar trabajo - dijo Huh mientras cogía un bote de anabolizantes.

- Huh, por mucho que te empeñes no llegarás a ser culturista nunca.

- No, gilipollas, son pal perro…

- ¿Qué perro?

- Estaba en el despacho de Trident y me lo he quedao. Se llama Rufo. Es cariñoso y podremos ganarnos la vida con él.

- ¿Cómo?

- Un perro musculado. ¿Os lo imagináis? Con sus bíceps, su tríceps, su pene… - dijo Huh secándose las babas.

- ¿Su pene?

- Sí, también quiero hacer pelis porno con él.

- ¡¡Yo te matooooooooooo!!

Se sobreentiende que tampoco muere Huh...

- Pues podríamos hacerlo, pero para ello me gustaría viajar y conocer un poco de mundo, ya sabéis.

Dicho esto, nuestros compañeros se encaminaron al aeropuerto y compraron un billete para... ¡¡¡CUENCA!!!

- Deme seis billetes para Cuenca, y dos jaulas, pero que sean bien cómodas.

- Oh, como piensas en nuestras mascotas D'oh, pidiendo jaulas acolchadas y todo pa nuestras mascotitas - dijo Huh pensando que las jaulas las había pedido para Moncho y Rufo.

- No no, si Moncho y Rufo vienen con nosotros en el avión, las jaulas son pa ti y Shad, que me habéis tocado mucho los cojones hoy.

- Hijo de puta...

- ¿Cómo dices?

- Hijo de puta.

- Ah ok, creí que habías dicho que te apetecía fruta, ¡y eso es inconcebible!

Tras arduas deliveraciones con la de los billetes, (nuestros amigos no tenían pasta y tuvieron que hacer unos trabajos extra para que les dieran los billetes. Nada del otro mundo, los servicios a penas tenían mierda pegada por las paredes), facturaron las maletas (vacías) y entonces Carlosman dijo:

- Bueno chicos, Rubidia y yo nos vamos. Nos buscaremos la vida como podamos y viviremos felices en el castillo como marido y mujer.

- ¡¡Pero hijos de puta!! ¿¡Pa esto he tenío yo que lamer mierda del retrete!? - dijo D'oh abrumado.

- Lo siento, no veía el momento oportuno para decíroslo.

Shad rompió a llorar.

- ¿Y a tí qué te pasa?

- Que les voy a echar mucho de menos... Tomad, os regalo a Moncho para que siempre os acordéis de nosotros.

Y Carlosman emprendió el vuelo agarrando a Rubidia y a Moncho, dirección a su castillo.

- Bueno, si nadie más se va a ir a la mierda, embarquemos en el puto avión ya, cojones - dijo D'oh.

- Te noto un poquito irritado... ¿Tienes arena en la vagina?

- No Huh, no tengo arena en la vagina.

Ya en el avión, Mojón Cabrón empezó a vomitar. Shad iba sentado junto a él.

- ¿Te mareas mojoncillo?

- No tío, ¡mira esa azafata! ¡¡He visto culos de mono escocíos con más glamour!!

- ¡¡¡OH, POR DIOS!!! ¡¡¿Eso es una berruga o es su cara?!!

- Me temo que su cara.

- ¡Macho! ¡¡Que los pelos de la nariz se le juntan con los del bigote!!

- ¡Calla calla! ¡Que viene hacia aquí!

La azafata se acercó a ellos y les dijo:

- Señores, ¿desean algo de bebseuorg?

La dentadura postiza se le calló en el regazo de Shad.

- ¡¡¡AAAAARRRGGGGG!!! ¡¡Quítamelo, quítameloooo!!

- Lo ziento caballero, enzeguida la recojo.

La azafata se inclinó para coger su dentadura, y restregó sus arrugados pechos y sus apestosos sobacos por la cara de Shad, mientras Mojón observaba la escena aterrado y paralizado por el miedo.

- Ya está, solucionado.

Entonces Shad observó como sus piernas estaban llenas de un rastro de baba pegajosa que le había dejado ese horripilante ser, y empezo a vomitar. Al ver esto, Mojón sintió mucho asco, y vomitó sobre Shad. La azafata, que también tenía sentimientos, no pudo evitar vomitar también sobre Shad.

Entonces a la azafata le entró un apretón, ya que estaba pachucha de la tripa, y para que los demás pasajeros no la vieran, se dio la vuelta, se bajó la falda y el tanga (sí, tanga...), y defecó con éxito sobre Shad.

El avión llegó a su destino.

- Joder Shad, ¿cómo has conseguido meterle la turbina por el culo a esa pobre mujer? - dijo D'oh.

Cogierón un taxi, y llegaron a una pensión.

Fueron a recepción para alquilar una habitación.

- Coño, ¿hoy nos persigue la gente fea o qué?

- ¿Esto es tío o tía?

- Tía. En su chapita pone Paula.


Capítulo puesto a las 01:27 pm por

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home Next Entry