.::Autores::.

-Javishady
-El Jovit
.::TagBoard::.
   

<< August 2005 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31


If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed


Tuesday, August 09, 2005 o.o
CAPÍTULO 41

(Para escuchar este capítulo pincha aquí).


Estaban perdidos en los Estados Unidos de América, no tenían comida, ni bebida, ni transporte para volver a casa. Debían hacer algo...

- Ya sé - dijo Mojón.

- ¿Qué?

- En este país las calles estan llenas de vacas. Cazaremos alguna y la degustaremos en paz y armonía - dijo mientras una silla tirada por D'oh se le incrustaba en la base a la espesa compañía olorosa...

- ¡Mirad! - dijo Shad.

- ¿Qué? - Huh no se enteraba de nada el muy gilipollas Tanto semen canino le había destrozado la neurona.

- Un cursillo para pilotar un avión, ¡vamos allá! - y salió corriendo Shad, pero iba solo. Todos sabemos que nuestros amigos no eran muy propensos a hacer caso a Shad.

- ¡Mirad! - dijo D'oh.

- ¡Guau! - dijo Rufo (en el idioma de los perros quiere decir: "¿¡Que señalas!?".

- Un cursillo para pilotar un avión, ¡vamos allá! - y todos salieron corriendo a comprobar ese anuncio.

Llegaron a un sitio donde solamente corrían las bolas de paja que solo se ven en lugares del oeste, en las pelis, y se metieron en un almacén con un gran avion. D'oh aprendió a pilotarlo con el manual, y cuando estaban dentro del avión, dijo Huh:

- ¿Para qué cojones nos vamos de aquí? USA es nuestro, ¡no hay ni Dios y es todo para nosotros!

- Joder, ¿y pa eso me tiro tres meses estudiando aerodinámica?

- Sí.

- Ok

Hicieron muchísimo el gamba. Robaban tiendas y salían corriendo, entraban en tiendas de ropa y se escondían las prendas en los provadores, se colaron en las canchas de baloncesto e intentaron jugar en una liga de baloncesto en la cual no había equipos... Se dieron cuenta de que lo más atractivo en USA era Mojón, lo que no decía nada en su favor, así que decidieron volver a casa.

Montaron en el avión. Después de 5 horas de viaje, el avión empezó a descender y a descender. La velocidad incrementaba a medida que el avión estaba a menos metros del suelo. Les quedaba cada vez menos tiempo para reaccionar. Estuvieron debatiendo pros y contras, cuando de repente un fuerte estruendo anunció el final de trayecto. Se hallaban en un árbol. Las ramas habían frenado su caída, y un gorila de dos metros les dio la bienvenida con bofetón. Se les llevó inconscientes. A todos menos a Mojón, que le daba mucho repelús tocarlo y le tocó ir detrás dando saltitos.

Cuando despertaron, escucharon el ruido de una cascada. Un montón de gorilas se la estaban pelando como monos, y el semen de los simios salpicaba a nuestros compañeros. Huh lo agradeció deveras al ver reconfortada su sed.

D'oh, cuando vió que los demás estaban despiertos dijo:

- Sé cómo tratar con ellos - mientras decía esto se levantó y recibió otro guantazo de un gorila que tenía las manos aún pringosas.

- Menos mal que sabía tratar, que si no se le corren en la boca...

Nuestros amigos no querían hacer ningún movimiento, y menos ahora que los gorilas gozaban de una hidratación adicional de la mano, así que esperaron y esperaron, vieron como los gorilas tomaban café y finalmente se durmieron.

Aprovecharon para escabullirse, pero Huh vio que el culo de un gorila no esta lleno de pelo y se lanzó como un tigre con el pene fuera y totalmente erecto, lo que despertó a todos los gorilas, que enfurecidos iban detrás de nuestros compañeros, que habían salido corriendo dejando a Huh en su nidito de amor, ya que parecía que el sentimiento del gorila era recíproco.

Estuvieron horas corriendo hasta darse cuenta de que no les perseguía nadie. Ahora estaban perdidos en medio del bosque, sin Huh, y al borde de la inanición. Aunque el semen de gorila es muy buen nutriente para una dieta equilibrada...

Llegaron a un valle, con una cabaña de madera en el centro, y llamaron a la puerta al llegar. Les recibió un hombre añejo con una barba gris. En ese instante sonó un trueno y empezó a llover.

- Hola buen hombre - dijo D'oh -, ¿nos dejaría pasar la noche en su casa?

- No.

- ¿Por qué no?

- Porque eres muy feo.

- Ah... ok.

Nuestros amigos se fueron apenados. Andaron un poco por la aldea y vieron lo que parecía un pequeño hospital cochambroso.

- Estoy mu magullao del roce con las ramas, deberíamos ir y desinfectarnos bien bien.

- Sí. Estoy de acuerdo.

- Shad, tienes un bichito en la espalda.

Shad se sacudió la espalda y salió volando una cucaracha de metro y medio que rugía como un dinosaurio.

Entraron en el hospital, y una enfermera con un pene en la frente les dijo que esperaran en la sala de espera.

Nuestros amigos se sentaron, y pudieron escuchar la conversación de un doctor con un hombre:

- Señor Fernández, su mujer está perfectamente, y ha tenido una hija sanísima, puede pasar a verla. Enhorabuena.

- No soy el señor Fernández, soy el señor Hidalgo.

- Oh, lo siento. Me equivoqué de informe... Veamos... Sí, aquí esta el suyo. Veamos: tiene cancer de pulmón y un tumor cerebral, le quedan cuatro días de vida.

Enhorabuena...

Después de esto, otro doctor les llamó a consulta.

- Pasen, caballeros... y perro... y mierda.

Después de una inspección rectal, les aplicó una sustancia blanquecina en las heridas, y sanaron inmediatamente.

- ¡Wow! ¿Qué es este medicamento?

- Semen de gorila concentrado.

- ¡¡¡¡PERO SERÁ HIJO DE PUTA EL CABRÓN!!!!

- Por lo que veo, padece usted del síndrome de la vagina picajosa, si quiere puedo recetarle algo. El semen de gorila va muy bien para estas cosas...

Entre Shad y Mojón sacaron a D'oh del hospital. Si le dejan ahí un segundo más, hace una matanza.

- Bueno, ¿qué hacemos ahora? ¿Cómo volvemos a casa?

- No se... sigamos caminando un poco más por la jungla... a ver si vemos una aldea un poco menos hijaputa.

Mientras salían de la aldea, vieron un puestecito de helados de semen de gorila, una fuente de la que emanaba semen de gorila, y un cartel en el que ponía: GRACIAS POR VISITAR SEMENDEGORILAVILLE, VUELVAN PRONTO.

- Pero que hijos de puta...

Se adentraron en la savana, y empezaron a oír gritos de mono.

Un poco más alante vieron un grupo de unos diez chimpancés haciéndose pajas a dos manos.

- No quiero ni imaginarme el nombre de la siguiente aldea...

Pero había un chimpancé extraño en el grupo...

- ¡Mirad ese chimpancé! ¡¡Tiene tetas!!

- Estás obsesionao Mojón...

- ¡¡Que no coño!! ¡Que es verdad!

- Joder, es cierto.

Aquel mono con tetas, vestía una camiseta roja y unos pantalones vaqueros.

Nuestros amigos se acercaron a él y le preguntaron:

- ¿Qué coño eres tú?

- Dejádme en paz... no quiero hablar - dijo el mono con tetas.

- ¿Por qué no? ¿No quieres ser nuestro amigo?

- ¿De verdad queréis ser mis amigos?

- Claro... Cuéntanos tu historia.

- Bien, pues veréis: mi madre trabajaba en un zoo limpiando jaulas. Tenía un romance con un chimpancé muy atractivo, pero un día se les rompió el condón y mi madre quedó embarazada de mí. Ella no tenía dinero para abortar, así que cuando me tivo, y vio que era una chica con cara de chimpancé, se acojonó y me abandonó en la selva. En las aldeas se asustan de mí, así que vivo entre estos chimpances de mierda que no hacen mas que machacársela y comerme las tetas.

- Uo, que historia más dura - dijo Mojón mientras una lágrima resvalaba por su putrefacto rostro.

- Bien, pues yo soy D'oh, este es Mojón Cabrón, este es Shad, y este Rufo, el perro de un amigo nuestro que han raptado unos gorilongos.

- Mi nombre es Caramono, y si queréis puedo ayudaros a rescatar a vuestro compañero.

- Ok, amos al tema.

Andaron varias horas por la selva, con Caramono como serpa, y por fin llegaron al hogar de los gorilas. Oyeron que alguien canturreaba:

- ¡¡Tengo la polla como el campo del Valencia!! ¡Mestalla! ¡Mestalla! ¡¡Me estalla en tus bragas!!

- No hay duda, es nuestro amigo Huh - dijo D'oh.

Caramono se puso delante de los gorilas. Empezaron a comunicarse con agudos gritos. Pasado un rato, todos los gorilas en manada follaron a Caramono, metieron sus pollas en su boca, le lamieron el culo e hicieron indecencias varias. Una vez terminada la orgía mona, Caramono se reunió con nuestros amigos con Huh cogido de la mano.

- ¡Tíos, menuda tía más buenorra! - dijo Huh refiriendose a Caramono - Lo malo es esta puta cara de chimpancé, pero con una bolsa en la cabeza se soluciona pronto.

Una enorme nave espacial aterrizó delante de ellos. Entonces Rufo se puso a dos patas y dijo:

- Bien chicos, vienen a buscarme.

- ¡¡¡¿¿QUÉ??!!! - dijeron todos quedándose to locos.

- Sí, así es. Soy un perro superinteligente de planeta Dirty Dog. Nuestro embajador Snoopy me mandó a la Tierra para estudiar el comportamiento sexual humano, y he de reconocer que con Huh he aprendido mucho. Pero ahora, he de volver con los míos. Pero antes os dejaré en casa. Vamos chicos.

Montaron todos en la nave. D'oh, Shad, Mojón Cabrón y Caramono, vieron la tele un rato, mientras Huh y Rufo se montaban una orgía desenfrenada y perruna.

La nave aterrizó junto a la casa de D'oh, Huh se despidió de Rufo con un apasionado morreo, y la nave despegó rumbo al espacio.

- Yo de todo esto hay algo que no entiendo...

- ¿El qué?

- Si los perros son superinteligentes... ¡¡¿Por qué se lo montan con Huh?!!


Capítulo puesto a las 04:46 pm por

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home Next Entry