.::Autores::.

-Javishady
-El Jovit
.::TagBoard::.
   

<< August 2005 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31


If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed


Saturday, August 13, 2005 o.o
CAPÍTULO 42

(Para escuchar este capítulo pincha aquí).


El día amaneció en la casa de los señores Roadmore. El jardín resplandecía. Era una parcela preciosa al ladito de la playa. Los aspersores suministraban agua al césped, se podía decir que esta familia gozaba de una buena vida. Tenían dos hijos a los cuales alimentaban todos los días, una criada que aunque no olía muy bien limpiaba la casa a la perfección, y con las tareas de la casa bien distribuidas, por lo que la señora Roadmore salió a comprar el pan como todas las mañanas. También compraría la prensa deportiva de ese día para su marido, que estaba trabajando en ese momento.

Hizo el camino de siempre, los niños corrian por las calles, pero la panadería estaba algo oculta. Entró en un callejón al que no llegaba luz solar, muy poco iluminado y con las paredes de negro azabache. La señora Roadmore salía a por el pan temprano, porque si fuera por la noche, lo tendría que tirar, y no tendrían pan a lo largo del día, lo que le daba mucho sentido a sus acciones.

Quedaba poco para llegar a la panadería. Llegó, entró y tras el mostrador se encontró con una señora anciana. El establecimiento estaba lleno de mugre en las baldosas de la pared, el suelo estaba carcomido por la cal y no se distinguía muy bien. Compró el pan lo más rápido que pudo y cuando se disponía a abrir la puerta para salir, la anciana le dijo...:

- ¿Quieres una bolsa?

Un escalofrío recorrió la nuca de la señora Roadmore, la cual no supo que hacer. Entonces, abrió la puerta velozmente y salió corriendo. Nada más salir vio la figura de una persona. Tenía el pelo azul y las vestiduras simulaban el color rojo. En sus ojos se podía percibir ira, ya que cogió un cuchillo y se acercó a la señora Roadmore. Eso fue lo último que ella vio...

*******

- Eh D'oh, ¿a que no puedes hacer esto con el pene?

- Joder Huh, ¡deja de hacer guarradas! - dijo D'oh mientras tiraba la tostada que se estaba preparando. - Joder tío, que ya te he tirado 28 tostadas, ¿no pillas la indirecta?

- Sí, ya se, quieres tener un hijo conmigo... pero no me van esos rollos.

- Uy que no, cacho bujarrón - murmuró D'oh para sus adentros.

- ¡Buenos días familia! - dijo Emilio Aragón que había salido de debajo de la alfombra. Por lo que D'oh le tiró una tostada. Emilio la cogió, grito como un loco y salió corriendo.

- Diox, es que no puedo desayunar hoy... - dijo D'oh abrumado.

- ¡Hola! ¿Cómo estáis? - dijo Mojón, que había entrado por la puerta junto a Shad y Caramono. - Bueno, ¿qué cojones de cómo estáis? Si en realidad no me interesa… - dijo cuando una tostada se le incrustó en el palo.

- Lleva así toda la mañana - aclaró Huh, que estaba rodeado de tostadas de todo tipo.

- Bueno, ¿sabéis que día es hoy?

- No.

- ¡Día 12!

- Ah sí, claro, ¿cómo no?...

- Chicos, ¿qué os parece si vamos a la playa? - dijo Caramono.

- Yo apoyo lo que dice Caramico...

- Soy Caramono.

- Sí, lo que digas, Caraprimate.

- ¿Qué os parece Málaga?

- ¡Guay! ¿A santo de qué?

- Ehm... ¿Qué os parece Valencia?

- ¡Guay! ¿A santo de qué?

- Ehm... ¿Qué os parece Murcia?

- ¡Guay! ¿A san...?

¡¡PLAS!!

Antes de terminar la frase, una tostada impactó contra la cara de Shad.

- Bueno, ¿a qué esperamos?

Fueron a la estación de autobuses a comprar el billete que habían reservado. No había plazas para Barcelona, así que fueron a Cantabria.

Montaron en el autobús y una azafata fea, la misma que defecó sobre Shad en el avión fue a decirle una cosa a Shad, pero éste le interrumpió:

- Un momento, ¡en los buses no hay azafatas!

- ¡¡ALGUN DÍA TENDRAS QUE IR EN AVIÓN!! - dijo la azafata, que salió corriendo enfadada.

- Bueno, ahora a esperar 6 horitas...

Media hora después, estallaron las cuatro ruedas del autocar, por una causa inexplicable.

- Señores pasajaros - dijo el conductor -, necesito cinco personas que me atuden.

- Vamos chicos, hay que ser solidarios - les dijo D'oh a sus compañeros.

Durante las 5 horas y media restantes de viaje, D'oh y Huh hicieron de ruedas delanteras, Mojón y Shad de ruedas traseras, y Caramono de rueda de repuesto.

Llegaron al hotel donde se hospedarían durante la semanita que iban a pasar allí.

- Como pille al puto conductor, te juro que lo mato.

- No hombre, ¿por qué matarlo pudiéndo hacerle pasar horas de insufrible dolor viendo videoclips de Andy y Lucas?

- Diox, que infierno.

- Dejar la cháchara y vamos a la playa, que ultimamente no me limpio el culo y me pica. Necesito que el agua del mar acaricie mis amarillentas nalgas y mi enrojecido ano.

- Joder Huh, como te odio eh. Te lo juro.

Se pusieron los bañadores, cogieron las toallas, las sombrillas, las cremas solares y la pelota de playa, y caminaron dirección playa.

- El hotel era primera línea de playa, ¿no?

- Sí.

- Nunca entenderé por qué lo llaman primera línea, si está a 300 kilómetros.

- Ni yo amigo mío, ni yo.

Clavaron las sombrillas en la arena y extendieron sus toallas.

- ¡Wow! - dijeron todos babeando al ver que Caramono practicaba el nudismo.

La playa estaba completamente desierta.

- D'oh, ¿te echo cremita por la espalda?

- Antes dejaría que un enorme dromedario eyaculara sobre mi pecho.

- Hijo, que desavorío.

Se introdujeron todos en el agua y empezaron a jugar con la pelota.

- Jejeje, voy a gastarles una bromilla hombre - susurró Huh cuando le tiraron la pelota. Escondió la pelota detrás de él, y lanzó un enorme erizo de mar a Caramono.

- ¡Hijo de putaa! ¡¡HIJO DE PUTAAA!! ¡¡Me da el patatús!! ¡¡El colapso!! ¡¡YO LO MATOOOO!!

Fue la lógica reacción de Caramono cuando el erizo se le clavó en plena cara.

- Uy, chungo chungo eh... - dijo el doctor examinando a Caramono.

- ¿Cree que podrá desencrustárselo doctor?

- Uy, chungo chungo eh...

- Fue culpa mía doctor, yo le tiré el erizo.

- Uy, chungo chungo eh...

- A penas nos queda dinero, ¿cuánto costará la operación?

- Uy, chungo chungo eh...

- ¿Es usted un puto maricón de mierda?

- Uy, chungo chungo eh...

- ¿Quiere que le rasure los testículos?

- Uy chungo chungo eh...

D'oh le clavó amistosamente un bisturí en el ojo, y todos marcharon al hotel.

- Bien, tendrémos que sacártelo nosotros Caramandril.

- Soy Caramono.

- Sí, tranquila Caraculo, lo que tú quieras.

Con una palanca del 15, empujaron hacia afuera el erizo, que salió por la ventana.

- Bien, pues esto está ya.

- ¡¡¿¿Estalla??!! ¡¡Pues vámonos corriendo de aquí!!

- Digo que ya está, cagarruta maligna.

Un grupo de seis policías armados irrumpió en la habitación y uno de ellos dijo:

- Queda detenido por el asesinato de Rosseta Roadmore. Tiene derecho a guardarse algún cacahuete en el bolsillo. Todo lo que porculice podrá ser usado en su contra ante un tribunal porculoano.

Dicho esto esposaron a D'oh y se lo llecaron de allí ante la mirada atónita de los demás.


Capítulo puesto a las 02:58 am por

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home Next Entry