.::Autores::.

-Javishady
-El Jovit
.::TagBoard::.
   

<< August 2005 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31


If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed


Thursday, August 18, 2005 o.o
CAPÍTULO 43

(Para escuchar este capítulo pincha aquí).


El día siguiente no tenían nada que hacer, así que fueron a ver a D'oh a la cárcel. Les tenía que dar 10 euros a cada uno, ya que habían apostado que D'oh entraría en la cárcel en menos de 50 capítulos.

Llegaron a la cárcel y fueron a la celda 324, en la cual se encontraba Maki Navaja. Después, volvieron a preguntar por D'oh y fueron a la celda correcta.

Era un pequeño habitáculo en el que destacaba un retrete de color fucsia, ya que su anterior propietario era Boris Izaguirre.

- D'oh, ¿qué has hecho esta vez? - preguntó Huh.

- ¿Yo? Nada.

- Entonces vámonos...

- Me acusan.

- ¿De qué? ¿De feo cabrón?

- No. De matar a una señora.

- ¿Cuándo? ¡Eso no me lo habías dicho bribón!

- ¡No! ¡Yo no lo hice!

- ¿Quién lo hizo? ¿Un amigo tuyo? ¿Lo ve todo el mundo?

- ¡No lo se!

- Pobre... delira. ¿Está tu amigo aquí ahora?

- Sin duda, delira - asentía Mojón.

- ¡Esto es serio! - dijo D'oh mientras sus amigos insultaban a un hombre menudo que se encontraba en la celda de en frente. - ¡Chicos! ¡Chicos! - y se puso a llorar...

Pasó largo rato hasta que dejaron al pobre recluso en paz, que se intentaba ahorcar con un hilo dental, que bien podría haberlo usado para lavarse los dientes y no para ahorcarse, el muy cerdo.

- Bueno, ayudadme - dijo D'oh.

- Bien, necesitamos ver a un antiguo amigo...

Dicho esto salieron corriendo a la playa a darse un chapuzón y después subieron a casa a tomarse una limonada.

De repente, sintieron como un pinchazo en el estómago todos los allí presentes. Menos Mojón, que estaba entretenido jugando con un ovillo de lana, para él como un hobby usual entre mierdas.

- Oye Huh, ¿cuándo era el juicio de D'oh?

- ¡Mierda! - antes de terminar de mirar el reloj, Huh se levantó y todos le siguieron atravesando la puerta a toda velocidad.

Llegaron a los tribunales y vieron a D'oh, que no era defendido por nadie, y los niños de la zona se propasaban con él tirándole cosas.

Aún estaban en medio del juicio. Los cargos acusaban a D'oh, que llevaba otro peinado... En el momento en que D'oh pedía ir al baño, el ala oeste del edificio (el oeste es la derecha, para los que no tienen estudios...), estallaba en mil pedazos y aparecía una mierda, con un palo de hierro incrustado en su ¿cabeza? y era marrón por completo y con una cara de mala ostia impresionante...

Nuestros amigos salieron corriendo del tribunal como pudieron mientras el trozo mierdoso gritaba algo parecido a "CABROOOOOOOOOÓN", y D'oh le decía en alto:

- ¡Eres una mierda de atracador o de lo que seas, desgraciao!

Escaparon y llegaron a casa, pero se dieron cuenta de que ese lugar no era seguro, lo que les llevó a un redireccionamiento de su rumbo hacia un puente fróo y húmedo.

Llevaron algo de comida y una caja con polvos blancos en la que ponía: "Popper", que había llevado Huh, y les dio a probar.

Al rato todo el mundo estaba tirándose pedos, ya que el Popper era un excitante que en los hombres provocaba dilatación anal.

Aquella noche iba a ser movidita, a pesar de ser debajo de un puente.

- D'oh, ¿por qué has cambiado de peinado? ¡Esa cresta te queda horrible! - dijo Huh.

Mojón asintió y dijo:

- A demás, esa chaqueta roja es muy hortera, me gustaba mas la negra de antaño...

- Estoy de acuerdo con Huh - dijo Shad -. Yo creo que deberías cortarte el pelo.

- No se, yo prefiero que me lo corte otro. He tenido muchas malas experiencias... - dijo D'oh - Pero bueno, ya está bien de tonterías, ¡cerrad el pico ahora mismo u os apuñalo las gónadas! - exclamó mientras mostraba un enorme machete.

- ¡Pero D'oh! ¡¿Qué haces?! - dijo Huh llorando como una niña a la que acaban de penetrar duramente con éxito.

- ¡¡Cállate o te parto la cabesa en dos pedazos con machete!!

Dicho esto, D'oh les ató las manos y se los llevó en una furgoneta.

En la furgoneta:

- Tíos, ¿qué le pasará a D'oh? Le noto un poco reticente... - dijo Shad.

- No, si yo ya sabía que lo de su arena en la vagina iba a terminar mal... - contestó Huh.

Mojón asintió.

La furgoneta dio un frenazo ante un almacén abandonado, D'oh salió, les agarró bruscamente y les metió en aquel lugar.

El almacén era amplio y gélido, se oían sonidos de goteras, y chillidos de ratas fornicando. Todo estaba lleno de humo, y no seveía nada. Aquello parecía Londres con tanta niebla...

En el centro de la sala, empezó a dispersarse un poco la humareda, y apareció un caballero fumándose un porro mas grande que una viga de metal. Aquel hombre les dijo:

- Buenas tardet caballerot, soy el Dr. Canutos, y ustedes van a morir.

- Anda pues claro, no te pensarás que vamos a vivir eternamente, no te jode.

- ¡Cállate! Os explicaré un poco de que va el tema... Recordáis a Pumuo, ¿no es cierto? ¡Pues él era mi amigo! ¡¡Yo le ayudé a controlar los agujerot temporales!! Y vosotrot le matásteis, cabronazos. Así que yo voy a vengarle. Ese que está con vosotrot no es en realidad vuestro amigo D'oh, es un clon maligno que he creado a partir de su ADN. El verdadero D'oh está encerrado en una habitación. También he hecho clones malignos de vosotrot... os están esperando en habitaciones. Os preguntaréit por qué hago clones para matarot, en vez de pegaros un tiro y santas pascuas. El sentido de mis acciones, es, que los clones sabrán mataros de la manera más dolorosa que exista para vosotrot, ya que llevan vuestro ADN y os conocen muy bien. Y dicho esto caballerot, pasad a vuestras respectivas habitaciones con vuestros clones, donde moriréis.

EN LA HABITACIÓN DE D'OH:

- Tío tío, no me mates, podemos hablarlo... - dijo D'oh muy asustado.

- No hay nada que hablar, te torturaré hasta la muerte - contestó Evil D'oh.

- Pero... ¿por qué?

- Porque mi amo así me lo manda.

- ¿Y qué?

- Y que tengo que cumplir órdenes...

- Ah, muy bonito, ¿y tú te haces llamar D'oh? ¡No eres más que un tío mierda que solo sabe obedecer órdenes!

Evil D'oh rompió a llorar y dijo:

- ¡Tienes razón! No tengo personalidad, lo reconozco ¿vale? Pero él es el único que me aprecia en este mundo y me da palabras de cariño...

- Pero por eso no te preocupes hombre... Mira, tú, yo y mis amigos, matamos a ese porrero, y nos vamos de fiesta todos por ahí tan felices... ¡¿Qué te parece?!

- Te quiero... amigo.

EN LA HABITACIÓN DE HUH:

- ¡Dios mío! - exclamó Huh - ¡Este tío es clavadito a mí! ¡¡Está to bueno!!

- ¡¡Cállate, putorra!!

- Pero tío, ¿tú te has visto? ¡Eres un puto sex simbol! ¡¡Molas mazo!! ¡¡Estás que te pasas!! Deja ese rollo chungo de matarme y follemos hasta el amanecer, mi pene arde de sólo verte.

- No te preocupes, tu pene pronto arderá literalmente.

- Anda déjate de guasas, y practiquemos el sexo como perras en celo.

- ¡¡Calla!! ¡No me hables de sexo! ¡¡Lo odio!!

- Ay amigo, eso es porque no lo has practicado nunca con alquien como yo. ¡¡Ven aquí mariposa!!

Huh se avalanzó sobre Evil Huh y lo porculizó satisfactoriamente.

- Oye, pues esto no es tan malo eh... - dijo Evil Huh con el disfrute reflejado en sus ojos.

- Claro que no hombre.

- Pero si mi jefe se entera, me mata.

- Pues matémosle nosotros a él.

- Ok ok, pero antes, termíname. Estoy ansioso de restregarme en tu cálido semen y acariciar tu prepucio con la punta de mi lengua.

¿Qué estaría pasando en las habitaciones de Shad y de Mojón?


Capítulo puesto a las 02:41 am por

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home Next Entry