.::Autores::.

-Javishady
-El Jovit
.::TagBoard::.
   

<< July 2006 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31


If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed


Friday, July 07, 2006 o.o
CAPÍTULO 49

(Para escuchar este capítulo pincha aquí)


Los obreros trabajaban día y noche. Se sentían muy avergonzados, porque a pesar de la fama que tienen los obreros de piropear a las muchachas de la calle, habían oído todo tipo de piropos dirigidos a ellos por el propio Huh, no paraba, cada dos minutos bajaba, lo gritaba y salía corriendo.

Los días transcurrían lentos, las ganas de empezar a trabajar le habían hecho crear logotipos y frases que anunciaran el crecepelo por inventar: "Crecepelos Huh, pa ti, pa tu abuela y pa tu maldita madre cabrón" o "Crecepelos Huh, el coche es rojo" eran algunas propuestas elegidas por el grupo, habiendo desechado muchas otras no menos interesantes.

Los obreros se quejaban cada dos por tres, porque le desaparecían las herramientas de trabajo. Al principio nuestros amigos creyeron que sería Huh, para algo perverso e imposible de escribir en este libro, pero después de buscar entre los artilugios de dolor de Huh e irse con las manos como habían llegado... .llenas de semen... desistieron...

Al rato llamaron a la puerta y vieron al abrirla dos sobres.

El primero estaba escrito con papel de periodico, letras sueltas, ponía: "Un BaRqUiTo CoN cAsCaRa De NuEz".

- ¿Un barquito con cascara de nuez?

De repente Emilio Aragón, saltó de un arbusto, sonriendo, se comió el papel y salió corriendo como alma que lleva el diablo.

El segundo sobre, que también contenía una carta, llevaba el mismo patrón, pero esta vez se trataba de una indirecta: "Os voy a matar, putos cabrones de mierda".

El laboratorio de Huh ya estaba terminado, se podía poner a trabajar en ello exactamente. Vino un obrero, sacó boli y una factura y le dijo después de firmar:

- Antes de irme quiero que sepa una cosa...

- ¿Que cosa?

- Mi chaqueta ganó protagonismo y un arbusto paró mi fallo...

- Una tarde calurosa en el coche, yo iba por la M-30, no supe comer un ferrero rochèr y me estrellé me estrellé me estrellé.

El obrero, al ver la reacción de Huh, empezó a tener convulsiones y le estalló la cabeza. De su cabeza brotó un señor pequeño con corbata y traje. Portaba un maletín y tenía el pelo blanco.

Huh empezó sus trabajos en el laboratorio, largas horas sin conseguir nada, lo que logró encabronarle más de la cuenta.

Llamaron a la puerta. Una chica joven con una corbata con rayas verdes y rojas estaba al otro lado del tablón de madera, que eso ni era puerta ni era na, era una mierda, dos tablillas de la calle y ale, bueno, la chica venía con intención de vender galletas o algo que se le parecía.

- Hola señor, ¿me compraría un paquetito de galletitas saladitas?

- Sí un momento... - Huh se introdujo en la casa y salió vestido de cabaretera. La chica, asustada, movía rápidamente la cabeza, y Huh comenzó a cantar melódicamente:

- "Vamos vamos mi amor, me gusta mucho tu sabor, no no no tu corazón, mucho mucho tu limón - la chica agonizaba - ...dame de tu fruta, vamos mi amor. ¡¡TE QUIERO PUTAAAAAAA!! - diciendo esto último la chica salió corriendo y Huh detrás de ella gritando que la quería.

Después de tres meses, mientras D'oh, Shad y Mojón estaban en el salón viendo la tele, Huh apareció por la puerta, y les contó la aventura amorosa que había tenido durante todo ese tiempo con la chica de las galletas.

Huh se puso su bata blanca, se encerró en el laboratorio, y comenzó a trabajar.


Capítulo puesto a las 04:34 pm por

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home Next Entry