.::Autores::.

-Javishady
-El Jovit
.::TagBoard::.
   

<< March 2008 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31


If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed


Monday, March 24, 2008 o.o
CAPÍTULO 52

(Para escuchar este capítulo pincha aquí).


Huh, ante el ataque de la misteriosa vieja no supo que hacer, y por precaución se volvió a guardar el pene.

 D'oh se lanzó hacia ella para propinarle una patada y ésta le cogió de la pierna y le estampó contra la pared de ladrillos que unos obreros estaban construyendo en medio de la carretera y la derribó por completo.

 - ¡Joder Matt! ¡Es la cuarta vez que un tipo se estrella con nuestro muro y nos lo derriba! ¡Necesitamos más madera! – le decía un obrero a otro.

 - Talar – contestó el otro.

 Shad se vistió con un traje de licra roja, cogió un salvavidas, y a cámara lenta fue a por D'oh.

 - ¿Qué haces Shad? – dijo D'oh extrañado.

 - Te estoy socorriendo.

 - ¡Quietos, malditos jóvenes! – todos pararon ante la voz de Viejuna – Soy la vengadora de viejos y he venido aquí a vengar la muerte de un abuelete simpaticón que había perdido la cabeza claramente, y le costó la vida el tener tanto dinero.

 - Oh… habla de Benson, la hemos liado chicos... – susurraba Mojón a Huh que aún seguía flipando.

 - ¡He venido a vengarme de Ronna Keit! – gritaba Viejuna.

 - ¿¡Ronna Keit!?

 - Lo que le hizo al pobre papuchi no tiene perdón de Dios y he venido a darle su merecido. Me acerqué al señor amarillo porque tenía el pene fuera como si yo fuese una pilingui, y fui a explicarle quién era en realidad. Pero no creáis que os vais a ir de rositas. Sé lo que hicisteis y pagareis por ello. Aún no… aún no.

 Y cuando dijo esto saltó a un tejado y se metió en una casa. Al instante salió una mujer negra con la teta fuera y una espada clavada en la espalda. Cuando estuvo en el suelo, la vieja sacó la espada de su espalda y riendo malévolamente se fue corriendo.

 Nuestros amigos necesitaron un momento para reponerse, y se fueron todos. Todos menos Huh, que seguía flipando.

 Volvieron a entrar en la casa, se sentaron en el sofá y ya solo quedaba esperar a las personas que habían invitado a una fiesta que estaban preparando.

 D'oh iba viendo lo que iban haciendo cada uno: Shad estaba ultimando los detalles florales del salón, Mojón estaba tirando piedras por la ventana y Huh… Huh…¿Dónde estaba Huh?

 - Oye Mojón, ¿has visto a Huh? – y enseguida vió que a quién tiraba piedras Mojón era a Huh, que aún seguía flipando en la calle.

 No les hizo esperar y entró por la puerta veloz como un rayo.

 - ¡Chicos! He estado pensando en las palabras de la anciana con bata, y he pensado que ya se cuál va a ser mi próximo experimento. Voy a trabajar con los temas estos de la vida… de la juventud...

 - Huh… ¿y si ayudas con la fiesta? – reprochaba D'oh viendo al mismo tiempo cómo Mojón aún tiraba piedras al sitio donde estaba Huh hace un rato.

--Tienes que comprender mi ansia D'oh, porque mis padres se han ido a las 8 de la mañana a Las Navas, así que estoy to el puto día sólo, y si estoy experimentando, pues por lo menos es un rato que estoy entreteniéndome el ano.

 - Huh, ve al laboratorio.

 Después de la fiesta que habían dado, dicidieron que tendrían que dedicarse a afrontar los problemas más inmediatos que tenían.

 - Vamos a ver, necesitamos conseguir dinero, para variar, así que he pensado que podríamos ir a Santiago y masajear los pies cansados y sudorosos de los viajantes del camino – dijo Shad.

 - No – intervino D'oh.

 - Mejor: podríamos grabarnos en vídeo chupando un pie uno de nosotros a otro y subirlo a una página de pago a ver cuánto conseguimos. Yo he visto algunos vídeos en internet y suelen gustar mucho.

 - Eso me parece mejor idea.

 Shad corrió a por la cámara de video, y Mojón y Huh se prepararon para la escena: Huh le debe chupar el pie a Mojón.

 /----------------------------------------------------------------------------------/

 CENSORED

 /---------------------------------------------------------------------------------/

 - ¡Bueno! ¡No ha sido tan malo! ¿Verdad? – decía Mojón al mismo tiempo que Huh vomitaba sus intestinos en la alfombra.

 Lo colgaron en internet y esperaban a que subiera el dinero, que subiría a razón de un céntimo por visionado.

 - Vámonos a dormir o mañana no tendremos fuerzas para combatir con la vieja en el caso de que se presente aquí – dijo D'oh.

 

- ¿Con dormir te refieres a meternos en la cama y hacernos la pajichuela aquella que después de hacértela dices… "mierda no debí habérmela hecho"? – decía Huh.

 

- No.

 

- En ese caso no, no iré a dormir.

 Hicieran lo que hicieran una vez dentro de la cama, se acostaron todos y al día siguiente revisaron el dinero que habían recaudado, lo que les alegró la mañana al ver que había dado resultado el plan y había sido todo un éxito.

 - ¡Tres centimazos de euro! – dijo Huh.

 

- ¡Ya queda poco! – dijo Mojón.

 

- ¡A tope con la maquinaria! – dijo el Mono Burgos que se encontraba entre todos, que callaron - ¿Qué pasa?

 

- Vuelve al desván – dijo Huh.

 

- Pero amo…

 

- ¡Al desván!

 

- Experimentos para ser joven, ¿no? – dijo Shad.

 

- Sí, claro – respondió Huh.

 

- Bueno, ya que queda menos para ser ricos – comenzó D'oh –, ¿qué hacemos con Viejuna?

 - Pues yo no lo se, yo solo sé que lo tengo desde nacimiento... – contestó Huh.

 - ¿Pero qué coño dices?

 Dicho esto, Huh se escabulló rápidamente al trastero, dónde se pondría a trabajar en sus experimentos.

 D'oh, Shad y Mojón Cabrón, necesitaban relajarse un poco para olvidarse de tantos problemas, así que se fueron a su ya habitual bar, Cojones que me congelo del frío.

 - Muy buenas tardes, queridos amigos, ¿tomarán lo de siempre? – decía Pingüino Rodríguez según entraban nuestros amigos por la puerta del bar.

 - Sí gracias, pero más que nada buscamos un poquito de distracción, así que agradeceríamos una de tus historias.

 - Claro, yo soy vuestro bufón aquí, no te jode. Si tanta distracción necesitáis, ayudadme a hacer el inventario, que tengo más mercancía en el almacén, que Huh en el ojete.

 Entraron los cuatro en el almacén del bar, y empezaron a oír una voz extraña, como de ultratumba:

 - Vais a moriiiiiiiiiiiiir.

 - ¡Pero quita de aquí, puta mierda! –dijo D'oh, cuando se dio cuenta de que Mojón se le había enganchado a la pierna.

 - Perdona, esque me he asustado.

 Entonces, Emilio Aragón salió de entre unos sacos de panchitos y dijo:

 - ¡Vais a morir de la risa cuando veáis este especial de Médico de Familia que os he grabado!

 Dicho esto, tiró una cinta VHS por los aires y salió corriendo.

 - Este Emilio me está tocando los cojones ya – decía Shad un poco irritado.

 - Y que lo digas – contestó D'oh, al ver que Emilio estaba haciéndole cosquillas a las pelotas de Shad, quién pataleaba en el suelo emitiendo una risilla nerviosa.

 - Bueno – intervino Pingüino -, empecemos por las cervezas...

 - Un momento – interrumpió D'oh -, esto me recuerda, que nuestro plan para acabar con Pepe fracasó.

 - Claro, no se presentó a la fiesta... – dijo Shad.

 - ¿A caso le enviaste la invitación?

 - Si con enviarle la invitación te refieres a ir al baño entre una y dos veces al día, como un reloj, pues no, no la envié, tengo problemas de estreñimiento últimamente.

 - Joder, pues habrá que prepararlo todo otra vez.

 - ¿Una fiesta? –dijo Pingüino – Yo podría llevar bebida y comida que me sobra del bar, si me invitáis.

 - De acuerdo, estate esta noche a las 9 en casa, y ultimamos todo.

 Nuestros amigos regresaban a casa, cuando vieron que de la ventana salía humo negro. Entraron, y vieron que el humo provenía del trastero, dónde Huh tenía montado su laboratorio. Todo estaba destrozado, y Huh estaba tirado en el suelo sin conocimiento. Vieron que se disipaba un poco el humo y aparecía Viejuna, quién dijo:

 - Es el momento de la venganza, ese pobre viejo no se merece todo ese desprecio, el encuentra la felicidad fumando, y eso no es ningún pecado.

 - ¡Mierda! ¡Quiere vengarse porque matamos al Dr. Canutos!

 - ¡Así que ahora mismo me voy a Estados Unidos a matar a todos los detractores de Fidel Castro! ¡¡MWAHAHAHAHAHAAAA!!

 - Por si no lo sabes, hace ya un tiempo que acabamos con toda la población de los Estados Unidos.

 - ¿Ah, sí? Joder, pues me parte la tarde totalmente...

 - Podrías pasarte por aquí a las 10, montamos una fiesta.

 - ¡Nadie le dice a Viejuna lo que tiene que hacer! A las 10, ¿verdad?

 - Sí.

 Viejuna saltó por la ventana y nuestros amigos fueron a socorrer a Huh, quién había escrito una nota en la que decía: He perdido el conocimiento, necesito que D'oh me haga el boca a boca.

 - Huh, no voy a hacerte el boca a boca.

 - Pero, ¿hablamos del boca a pene? – dijo Huh, que parecía completamente rehabilitado.

 - Bien, esta vez no puede fallar nada en la fiesta, ya que vienen nuestros dos enemigos más poderosos.

 - Sí, llamaré a Carlosman, para que nos eche una mano.

 - Ok, y que venga con Rubidia y Moncho, así vemos que tal les va.


Capítulo puesto a las 02:31 am por

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home