Entry: CAPÍTULO 2 Friday, July 22, 2005



(Para escuchar este capítulo pincha aquí).

Llegó a casa, se sentó y comenzó a llorar mientras pensaba qué programa de la tele podrían echar a esas horas del mediodía. Vió un poco los Lunnis y comenzó a llorar otra vez debido a la serie...

- Esto no va a quedar así... - dijo furioso - se van a enterar estos...

Dicho esto, salió de la habitación y cruzó la puerta de su casa para ir al estudio de Televisión Española...

Llegó al estudio de TVE, un gran edificio cristalizado y sin mucho ruido. Los coches circulaban por la carretera, las personas por la acera y no ocurría nada extraño. Por fin se decidió a entrar al gran edificio.

- Buenas tardes, quería hablar con el director, que esto me parece indignante.

- Perdone, ¿qué le parece indignante? - dijo la secretaria.

- Pues los Lunnis, ¿no van y empiezan a sobreestimar los valores vitales de la subida del IPF en la bolsa? Y para colmo, se van a la cama 15 veces al día...

- Está chalado... - susurro a su compañera.

Hablando D'oh vino un guardia por detrás y dijo... - venga conmigo.

D'oh fue llevado por el guardia a un pequeño, oscuro y frío cuarto.

- Espérese aquí - le dijo el guardia.

Tras unos minutos regresó con cuatro personas más. Todas portaban un gran bate de madera. Empezaron a pegar a D'oh con rabia, y este agonizaba en el suelo.

Después de dejarle medio inconsciente, le cogieron y le tiraron por la puerta de atrás.

D'oh se levantó haciendo un esfuerzo sobrehumano y dijo con un hilo de voz:

- Me vengaré...

Pasaron dos o tres días, y D'oh se dirigió al aeropuerto. El avión hacia Okinawa salía a las 6, e iba con la hora pegada al culo.

- Pasaporte por favor.

- Aquí tiene señorita.

Después de facturar su maleta y de recorrer varios metros de pasillos, D'oh embarcó en el avión.

Para comer, se pidió unas orejas de jabalí poco hechas, acompañadas de patatas con una salsita de atún rica rica.

Hotel Wachupichu. Allí se hospedaría D'oh durante el tiempo que estuviera en Okinawa. Pero ahora mismo D'oh no pensaba en ir al hotel, tenía una cosa más importante que hacer: encontrar al famoso Peperonni Hanzo.

   0 comments

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments